top of page
  • MJ

Aprender jugando y explorando. L@s niñ@s, l@s mejores científic@s y aprendices del universo

Actualizado: 13 abr 2022


Es curioso como los niños desde bien pequeños aprenden tan rápido y además lo hacen de una manera fascinante: ¡a través de la exploración y del juego!


Los niños aprenden más y de una forma más rápida en sus 3 primeros años que en el resto de su vida; es sorprendente ver cómo un cerebro tan joven puede aprender tan rápidamente y nos da una idea de la relevancia e influencia que tienen esos primeros años en el resto de la vida. ¿Sabías que el cerebro de los niños a esa edad es 3 veces más activo que el cerebro adulto? Se establecen millones y millones de nuevas interacciones cerebrales y, además, se construyen los cimientos básicos sobre los cuales se construirá todo lo demás.

Los primeros años de vida de nuestros peques son muy importantes, aunque a veces no lo parezca tienen un aprendizaje exponencial que no debe subestimarse; además, es en esta etapa temprana cuando se desarrolla la relación del bebé con la sociedad y con el ambiente, es cuándo los peques experimentan qué se siente al ser humano, con todas las interacciones que conlleva... y en este punto es donde nos maravilla el observar las competencias asombrosas con las que ya nacen los niños, por ejemplo, son capaces de involucrar a otros en una relación de afecto, poseen un olfato extraordinario que les permite incluso distinguir el olor de la leche materna, son capaces de reconocer sonidos familiares que escucharon desde el útero, etc. Y lo que más nos fascina, son seres sociales desde que nacen, nos necesitan social y emocionalmente, y por eso desde que nacen, dirigen su atención hacia nosotros, sus referentes.


aprender jugando

Para desarrollar esa relación del bebé con la sociedad y con el ambiente, los niños necesitan experimentar para favorecer el desarrollo de su sistema nervioso central; ¿cómo lo hacen? Los niños experimentan a través de sus sentidos para sentir el afecto de sus seres queridos, sentir la naturaleza y su entorno, contactar con el mundo a través de las emociones, etc. Los niños necesitan soñar, soñar despiertos a través del juego y de la experimentación con elementos que pueden parecerte banales, pero que para ellos son extraordinarios, elementos como la luz, el sonido, las texturas, también la interacción con otras personas, etc. Los niños no sólo necesitan tener cubiertas sus necesidades básicas como antes se creía, sino que necesitan interacción social y pasar tiempo de calidad con sus madres / padres para un correcto e integral desarrollo (físico, cognitivo, emocional, afectivo y social).


En la interacción de los niños con el entorno / ambiente, es inspirador observar a los bebés; los adultos vamos deprisa y con los ojos cerrados, buscando cosas esperables, en cambio, los niños tienen la capacidad de ver cosas en las que nosotros no nos fijaríamos, ¡tienen una capacidad de observación que es inspiradora! Son los mejores científicos y aprendices del universo, y lo mejor de todo, ven novedad en cosas mundanas y experimentan constantemente a través de sus sentidos. La mente de los bebes está 100% abierta a descubrimientos, es la mente más flexible y plástica que existe, probablemente los adultos deberíamos acordarnos más de lo que es ser niño, ¿verdad?


aprender jugando con tierra

Y te preguntarás, ¿por qué los niños repiten una y otra vez la misma actividad? La respuesta es que están experimentando a través del juego para saber si el mundo es predecible, experimentos con cosas, con otras personas, con situaciones... experimentos que repiten una y otra vez para saber si su entorno es predecible y si los padres / madres también los son; lo mejor de todo es que estos experimentos son juegos para los niños y es su forma natural de aprendizaje. Por supuesto que estos juegos no siempre les salen bien, aun así, como padres / madres tenemos que reforzarles para que sigan intentándolo, de esta manera fortaleceremos la autoestima de nuestros peques.


aprender jugando cubos

Pero, ¿qué relación existe entre la autoestima y el aprendizaje? Pues bien, está demostrado que los niños con mucha autoestima se atreven más a experimentar, no tienen miedo de equivocarse o de fallar en algo, son fuertes para seguir siendo curiosos y seguir explorando. Con lo cual, hay que dejar a los niños que aprendan a hacer cosas por sí mismos, que se esfuercen y que aprendan a afrontar la frustración, si todo es demasiado fácil no crecerán, pero tampoco si todo es demasiado difícil... los niños necesitan un equilibrio para que su autoestima sea positiva y motive el aprendizaje a través de la experimentación para poder aprender de sus experiencias positivas y también de sus errores. Dejemos tiempo a nuestros peques para que aprendan y no corrijamos todo lo que hacen de inmediato.


aprender jugando playa

Y mejor que corregir a nuestros hijos, ¿por qué no ser un modelo para ellos? Los niños observan lo que hacemos los adultos y observan el mundo exterior para aprender e imitar desde que nacen. Tienen una extraordinaria capacidad de cambiar con la experiencia y su cerebro es más adaptable que el cerebro adulto, pero ¡ojo!, esta adaptabilidad puede ser buena o mala en función del entorno; por ejemplo, si la vida de un niño está llena de abusos y miedos, esos estímulos negativos serán amenazas para su desarrollo cerebral, de manera que el niño cerrará su tendencia a experimentar nuevas cosas... Por lo tanto, los niños pueden limitar o incrementar su potencial de experimentación en ese primer periodo de vida en base a cuáles son sus experiencias (entorno negativo o positivo).

Con lo cual, el desarrollo cerebral de los niños se ve influenciado por la genética, pero también por el ambiente en el que viven y experimentan, por su entorno. Las primeras experiencias que viven los niños dan la forma a la arquitectura del cerebro en desarrollo, por ello es tan sumamente importante la crianza y educación que los padres / madres damos a nuestros hijos, esta crianza y educación tan temprana quedará grabada para siempre en nuestros peques y tendrá una gran influencia en su desarrollo y en su futuro comportamiento como adultos.


aprender jugando campo

Como resumen, podemos decir que la interacción de los bebés con el entorno y también la interacción de los bebés con sus familiares son 2 factores clave para el desarrollo de su cerebro. Pero, ¿sabes lo que más necesitan nuestros peques? No necesitan bienes materiales, necesitan papás y mamás que les dediquen atención y les proporcionen amor; lo más importante para los niños son sus padres / madres, su amor, su juego y la conexión que sientes con ellos.


Probablemente la crianza y la educación sean unos de los trabajos más duros del mundo, pero, por otra parte, es de lo más gratificante y nos permite orientar a nuestr@s hij@s hacia un buen camino para el resto de su vida, vale la pena asumir el reto, ¿verdad?

91 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page